Archivo de temas del foro
Cualquier duda que tengas ya ha sido tratada en el Archivo. Están todos los temas del foro clasificados por materias.

DE QUE POEMA SE TRATA?

Tema en 'Otros temas no de plantas' comenzado por KRYZALIDA, 9/10/17.

  1. miosotis

    miosotis

    Más de 8000 mensajes
    Ingreso:
    18/7/14
    Mensajes:
    13.543
    "Gracias":
    11.188
    Puntos trofeo:
    4.041
    Ubicación:
    COSTA DE LA CALMA-MALLORCA
    Calle
    de Alfonsina Storni

    Entre altos paredones grises.
    A cada momento
    la boca oscura de las puertas,
    los tubos de los zaguanes,

    trampas conductoras
    a las catacumbas humanas.
    ¿No hay un calofrío
    en los zaguanes?
    ¿Un poco de terror
    en la blancura ascendente
    de una escalera?
    Paso con premura.
    Todo ojo que me mira
    me multiplica y dispersa
    por la ciudad.

    PISTA

    El hombre sonríe y llora y sigue la fiesta.
    AJPA da las Gracias.
  2. AJPA

    AJPA NPISA: la proxima vez espero equivocarme menos

    Más de 4000 mensajes
    Ingreso:
    8/10/15
    Mensajes:
    5.380
    "Gracias":
    5.838
    Puntos trofeo:
    2.291
    Ubicación:
    fincas a 100-300 msnm, zona calcarea, Oriente de Asturias, España, Zona climatica C1/Cfb (Köppen-Geiger). zona rusticidad: 9
    "POEMAS DE LA MEMORIA":

    Paco Urondo
    Bar "La Calesita"


    Es el fondo de un bar. Es un lugar parecido a una
    cueva donde uno se sienta, bebe y ve pasar a
    hombres enrarecidos por distintos problemas. Es una
    gran linterna mágica.

    Es una gruta retirada del mundo que cobija a sus
    criaturas. Uno se siente allí ferozmente feliz.

    Acaba de aparecer el primer hombre, apenas ha
    aprendido a caminar, aún no sabe defenderse.

    El hombre sonríe y llora y sigue la fiesta.

    tomado de: http://www.elalmanaque.com/psicologia/memoria/poemas/urondo1.htm

    pista:
    Es verdaderamente fea; es hormiga, araña, si queréis hasta esqueleto
  3. miosotis

    miosotis

    Más de 8000 mensajes
    Ingreso:
    18/7/14
    Mensajes:
    13.543
    "Gracias":
    11.188
    Puntos trofeo:
    4.041
    Ubicación:
    COSTA DE LA CALMA-MALLORCA

    El splen de Paris
    Un caballo de raza

    de Charles Baudelaire

    Es muy fea. ¡Y sin embargo, es deliciosa!

    El Tiempo y el Amor la han señalado con sus garras y la han enseñado cruelmente lo que cada minuto y cada beso se llevan de juventud y de frescura.

    Es verdaderamente fea; es hormiga, araña, si queréis hasta esqueleto: ¡pero también es brebaje, magisterio, hechizo! En suma, es exquisita.

    No pudo el Tiempo romper la armonía chispeante de su andar y la elegancia indestructible de su armazón. El Amor no pudo alterar la suavidad de su hálito infantil, y el tiempo nada arrancó de su abundante crin que exhala en leonados perfumes toda la vitalidad endiablada del Mediodía francés: Nimes, Aix, Arles, Aviñón, Narbona, Tolosa, ¡ciudades benditas del sol, enamoradas y encantadoras!

    En vano la mordieron con buenos dientes el Tiempo y el Amor; en nada amenguaron el encanto vago, pero eterno, de su pecho de doncel.

    Gastada quizá, pero no fatigada, y siempre heroica, hace pensar en esos caballos de raza fina que los ojos del verdadero aficionado distinguen

    aunque vayan enganchados a un coche de alquiler o a un lento carromato.
    ¡Y es, además, tan dulce y ferviente! Quiere como se quiere en otoño; diríase que la proximidad del invierno prende en su corazón un fuego nuevo, y nada de fatigoso hubo jamás en lo servil de su ternura.
    PISTA

    Yo lo siento pasar por mi sombra
    AJPA da las Gracias.
  4. AJPA

    AJPA NPISA: la proxima vez espero equivocarme menos

    Más de 4000 mensajes
    Ingreso:
    8/10/15
    Mensajes:
    5.380
    "Gracias":
    5.838
    Puntos trofeo:
    2.291
    Ubicación:
    fincas a 100-300 msnm, zona calcarea, Oriente de Asturias, España, Zona climatica C1/Cfb (Köppen-Geiger). zona rusticidad: 9
    Canción del centauro

    (Armando Tejada Gómez - René Cosentino)
    Por la noche del sur va el centauro
    horizonte a galope tendido
    fundador del país de mi sangre
    y el origen caliente del grito.

    Yo lo siento pasar por mi sombra
    cuando habito en el viento legüero
    y se vuelve raíz de mi canto
    su memoria de greda y silencio.

    Cuando salgo a buscar horizonte
    para un sueño de patria y de trigo
    por la noche del sur va el centauro
    galopando en el tiempo conmigo.

    Y esta sangre que llevo olvidará
    que habita un centauro dormido
    caería la muerte en mi sombra
    y después crecería el olvido.


    Padre nuestro, señor de la luna,
    andariego de tanta distancia
    en lo azul de la luz amanece
    bajo el cielo de la madrugada

    tomado de: https://www.cancioneros.com/nc/4176/0/cancion-del-centauro-armando-tejada-gomez-rene-cosentino

    pista:
    ¿está la primavera
    vistiendo ya las ramas de los chopos
  5. miosotis

    miosotis

    Más de 8000 mensajes
    Ingreso:
    18/7/14
    Mensajes:
    13.543
    "Gracias":
    11.188
    Puntos trofeo:
    4.041
    Ubicación:
    COSTA DE LA CALMA-MALLORCA
    A JOSÉ MARÍA PALACIO


    Palacio, buen amigo,

    ¿está la primavera
    vistiendo ya las ramas de los chopos

    del río y los caminos? En la estepa
    del alto Duero, Primavera tarda,
    ¡pero es tan bella y dulce cuando llega!…

    ¿Tienen los viejos olmos
    algunas hojas nuevas?

    Aún las acacias estarán desnudas
    y nevados los montes de las sierras.

    ¡Oh mole del Moncayo blanca y rosa,
    allá, en el cielo de Aragón, tan bella!

    ¿Hay zarzas florecidas
    entré las grises peñas,
    y blancas margaritas
    entre la fina hierba?

    Por esos campanarios
    ya habrán ido llegando las cigüeñas.

    Habrá trigales verdes,
    y mulas pardas en las sementeras,
    y labriegos que siembran los tardíos
    con las lluvias de abril. Ya las abejas
    libarán del tomillo y el romero.

    Hay ciruelos en flor? ¿Quedan violetas?
    Furtivos cazadores, los reclamos
    de la perdiz bajo las capas luengas,
    no faltarán. Palacio, buen amigo,

    ¿tienen ya ruiseñores las riberas?

    Con los primeros lirios
    y las primeras rosas de las huertas,
    en una tarde azul, sube al Espino,
    al alto Espino donde está su tierra…

    PISTA

    Los ruidos aprenden a hablar como nosotros.
    AJPA da las Gracias.
  6. AJPA

    AJPA NPISA: la proxima vez espero equivocarme menos

    Más de 4000 mensajes
    Ingreso:
    8/10/15
    Mensajes:
    5.380
    "Gracias":
    5.838
    Puntos trofeo:
    2.291
    Ubicación:
    fincas a 100-300 msnm, zona calcarea, Oriente de Asturias, España, Zona climatica C1/Cfb (Köppen-Geiger). zona rusticidad: 9
    Roberto Juarroz
    92

    Las cosas nos imitan.
    Un papel arrastrado por el viento
    reproduce los tropezones del hombre.
    Los ruidos aprenden a hablar como nosotros.
    La ropa adquiere nuestra forma.

    Las cosas nos imitan.
    Pero al final
    nosotros imitaremos a las cosas.
    [​IMG]

    Roberto Juarroz

    tomado de: https://www.poesi.as/rj07092.htm

    pista:
    me siento de repente mucho más solo
    y no me animo a palparme,
  7. miosotis

    miosotis

    Más de 8000 mensajes
    Ingreso:
    18/7/14
    Mensajes:
    13.543
    "Gracias":
    11.188
    Puntos trofeo:
    4.041
    Ubicación:
    COSTA DE LA CALMA-MALLORCA
    77
    ROBERTO JUARROZ
    En una noche que debió ser de lluvia
    o en el muelle de un puerto tal vez inexistente
    o en una tarde clara, sentado a una mesa sin nadie,
    se me cayó una parte mía.
    No ha dejado ningún hueco.
    Es más: pareciera algo que ha llegado
    y no algo que se ha ido.
    Pero ahora,
    en las noches sin lluvia,
    en las ciudades sin muelles,
    en las mesas sin tardes,
    me siento de repente mucho más solo
    y no me animo a palparme,
    aunque todo parezca estar en su sitio,
    quizá todavía un poco más que antes.
    Y sospecho que hubiera sido preferible
    quedarme en aquella perdida parte mía
    y no en este casi todo
    que aún sigue sin caer.
    https://www.poesi.as/rj02077.htm

    PISTA
    Y también esas grietas que el otoño
    AJPA da las Gracias.
  8. AJPA

    AJPA NPISA: la proxima vez espero equivocarme menos

    Más de 4000 mensajes
    Ingreso:
    8/10/15
    Mensajes:
    5.380
    "Gracias":
    5.838
    Puntos trofeo:
    2.291
    Ubicación:
    fincas a 100-300 msnm, zona calcarea, Oriente de Asturias, España, Zona climatica C1/Cfb (Köppen-Geiger). zona rusticidad: 9
    Inventario de lugares propicios al amor

    Ángel González

    Son pocos.
    La primavera está muy prestigiada, pero
    es mejor el verano.
    Y también esas grietas que el otoño
    forma al interceder con los domingos
    en algunas ciudades
    ya de por sí amarillas como plátanos.
    El invierno elimina muchos sitios:
    quicios de puertas orientadas al norte,
    orillas de los ríos,
    bancos públicos.
    Los contrafuertes exteriores
    de las viejas iglesias
    dejan a veces huecos
    utilizables aunque caiga nieve.
    Pero desengañémonos: las bajas
    temperaturas y los vientos húmedos
    lo dificultan todo.
    Las ordenanzas, además, proscriben
    la caricia (con exenciones
    para determinadas zonas epidérmicas
    -sin interés alguno-
    en niños, perros y otros animales)
    y el «no tocar, peligro de ignominia»
    puede leerse en miles de miradas.
    ¿A dónde huir, entonces?
    Por todas partes ojos bizcos,
    córneas torturadas,
    implacables pupilas,
    retinas reticentes,
    vigilan, desconfían, amenazan.
    Queda quizá el recurso de andar solo,
    de vaciar el alma de ternura
    y llenarla de hastío e indiferencia,
    en este tiempo hostil, propicio al odio.

    tomado de: https://ciudadseva.com/texto/inventario-de-lugares-propicios-al-amor/

    pista:
    Gracias a Blas el bendito
    no descarga Dios su vara
  9. miosotis

    miosotis

    Más de 8000 mensajes
    Ingreso:
    18/7/14
    Mensajes:
    13.543
    "Gracias":
    11.188
    Puntos trofeo:
    4.041
    Ubicación:
    COSTA DE LA CALMA-MALLORCA
    Blas, el bobo
    [Poema - Texto completo.]

    Miguel de Unamuno
    Blas, el bobo de la aldea,
    vive en no quebrado arrobo;
    La aldea es de Blas el bobo,
    pues toda a Blas le recrea.

    Blas, que se crió desde niño
    sin padres, con madre moza,
    en una perdida choza,
    libre de carnal cariño;

    Blas, tradición la más pura,
    sabe todo el calendario,
    reza a la tarde el rosario
    y le ayuda a misa al cura.

    Gracias a Blas el bendito
    no descarga Dios su vara

    sobre la aldea, la ampara
    Blas, botón del infinito.

    PISTA

    su semblante, poniéndole una máscara a su realidad
    AJPA da las Gracias.
  10. AJPA

    AJPA NPISA: la proxima vez espero equivocarme menos

    Más de 4000 mensajes
    Ingreso:
    8/10/15
    Mensajes:
    5.380
    "Gracias":
    5.838
    Puntos trofeo:
    2.291
    Ubicación:
    fincas a 100-300 msnm, zona calcarea, Oriente de Asturias, España, Zona climatica C1/Cfb (Köppen-Geiger). zona rusticidad: 9
    Ada Zoe
    “Juan”
    Dedico este relato a Juan, Pedro, Julio...
    a tantos hombres anónimos
    que sobreviven en la mendicidad.
    Hombres que han tenido un pasado
    como cualquier ser humano
    y tienen derecho a lograr
    un futuro con dignidad...


    Juan era un mendigo.
    Su rostro pálido y curtido con profundas arrugas, endurecían su semblante, poniéndole una máscara a su realidad.
    Cada día, reunía los céntimos recaudados para tomarse un café en el bar más cercano, (donde casi siempre estaban las mismas personas) y así, poder leer con placer, los periódicos que yacían en aquel rincón, amontonados y olvidados por todos.
    Los clientes, siempre sumergidos en sus teléfonos, no miraban su entorno y mucho menos, esos periódicos que cada día eran reemplazados por los nuevos.
    Juan vestía harapos, estaba sucio, olía mal, pero sus ojos tenían una luz de inteligencia que inspiraban respeto.
    Juan era culto, noble y a pesar de su extrema pobreza, su sonrisa trasmitía seguridad.
    Poco a poco, su figura se fue haciendo un lugar entre todos.
    Cada día era esperado con agrado, hasta que llegó el momento en que ansiaban dialogar con él, para debatir temas de actualidad.
    Su criterio siempre era bien valorado, aumentando así su autoestima y... ¿por qué no?, llegando a ser “casi” feliz.
    Juan tenía un perro que siempre le acompañaba y le esperaba paciente, con esa fidelidad incondicional de su gran amigo.
    Más de una vez, le obsequiaban con un buen desayuno que sin dudarlo, compartía en porciones iguales con su mascota y también alguna que otra vez, una cerveza o copa de vino amenizaban el momento.
    Al despedirse lleno de euforia, Juan y su perro se alejaban por esas calles sin rumbo, para pasar la noche en algún rincón perdido de la ciudad, teniendo por techo el cielo, por colchón los adoquines de cualquier quicio y...esos viejos cartones, que siempre cargaba para su “mejor cobijo”.
    Juan caminaba siempre muy despacio, arrastrando sus pies, como si le doliera el pisar.
    A veces se quedaba callado, pensativo y entre pinceladas y picardía, nos contaba algunas de las anécdotas de su vida.
    Nos decía que en esas horas de la noche era libre, podía mirar a las estrellas sin sentirse juzgado, sin ver pena o reproche en las miradas que sobre su imagen se sucedían a diario.
    Confesó, que no soportaba extender la mano para pedir limosnas, cuando lo hacía, no podía evitar que en un temblor
    involuntario, terminase por esconderla.
    Prefería colocar como al descuido (y entonces reía), una pequeña vasija para que los que se le acercaran, dejaran caer sus monedas
    "sin que él se diese cuenta..."
    Juan nunca perdió su dignidad ni su alegría, aunque las tuviera tan ocultas entre sus harapos.
    Contaba que hacía mucho tiempo, él también miró con pena a esos hombres de la calle y más de una vez, les dio monedas o algún alimento para el día.
    Recordó a un mendigo (que también tenía un perro) y al mencionarlo, se mantuvo callado un buen rato...
    Ese día, -dijo... le llevé una hamburguesa caliente dentro de un pan con un vaso de leche. El hombre, echó en un pequeño cuenco la mitad de la leche, sacó la hamburguesa y se la dio a su perro. Solo se comió el pan y el resto de la leche.
    Él lo miró asombrado y el mendigo le sonrió agradecido sin mediar palabras. Con su gesto lo había dicho todo.
    Nunca olvidó esa vivencia que, sin imaginárselo, sería también la suya en el tiempo.
    Al terminar su historia sonrió, reflexionando, que si eso le sucediese a él en ese momento, lo hubiera dividido todo a la mitad, que no era tan noble como aquel pobre hombre al que una vez ayudó...
    Todos escuchaban embelesados sus historias, queriendo oír más, viendo en su figura a un ser fascinante lleno de misterios.
    Y nos volvía a hablar una y otra vez de sus largas noches, donde lo acompañaban la calma o el peligro, el calor o el frío, las burlas o la compasión.
    Su vida se componía de un triste juego de antónimos.
    ¡¿Así de simple, o no...?!
    Anhelaba regresar al pasado para dejar atrás las penurias que le tenían exhausto.
    No podía evitar sentirse culpable por la mala vida que le daba a su querido compañero.
    Ya se acercaba el invierno y no se sentía con la fuerza suficiente para afrontarlo.
    Cada día estaba más débil...
    Sus manos, acostumbradas a rastrear la basura en busca de algo que calmara sus estómagos helados, se aferraban a amortiguar sus miserias, llegando a soñar con un futuro digno para cualquier ser humano, incluso para él...
    Otras veces se contradecía... decía, que prefería no tener pasado ni futuro, solo un presente en el que cada día volviera a renacer.
    Por ello, deseaba vivir ajeno a su memoria y para conseguirlo, ejercitaba cada noche su mente para
    “no recordar...”
    Pero, confesaba que le era muy difícil, casi imposible y bajaba la mirada con un gesto lleno de amargura.
    Conocía de un viejo proverbio donde se aseguraba que la riqueza “era pecado” y la pobreza “santidad”
    por lo tanto, Dios había querido que él fuese un santo...
    Esto lo decía, con una sonrisa maliciosa en su rostro.
    "Así era Juan, gracioso y lleno de sabiduría".
    No albergaba odios ni rencores, pero tampoco amor. Sus sentimientos y emociones eran una línea recta, en el que solo tenía cabida su amado amigo.
    Un día, Juan no regresó. Su perro estaba solo, echado a las puertas de la cafetería triste y hambriento.
    Todos, llenos de compasión le alimentaron, le acariciaron y estaban deseosos que les llevara al encuentro de Juan.
    Una persona bondadosa lo acogió y le brindó hogar, pero el perro seguía muy triste.
    Nadie sabía su nombre y en recuerdo a su dueño, le llamaron cariñosamente “Juanito”
    Los día pasaban sin noticias y la preocupación de los presentes iba en aumento.
    Juan no podía desaparecer así...
    Comenzaron su búsqueda, siempre junto a Juanito, que no dejaba de olfatear cada rincón para encontrar a su dueño. Era el mejor guía y el mayor estímulo para seguirlo buscando.
    Al fin lo encontramos en un hospital, muy enfermo, solo y triste por la suerte de su perro.
    El inesperado encuentro con sus amigos lo llenó de alegría...
    Nos contaba que sus días pasaban muy lentamente al igual que sus pensamientos,
    sumiéndolo en un vacío lleno de ausencias.
    No le preocupada que sería de él cuando le tocara partir, sabía que en algún lugar escondido, habría un espacio para depositar sus restos, aunque en realidad, eso no le importaba.
    Ya todo le daba igual.
    Y al momento decía
    -no...todo no, mi Juanito sí me duele.
    -¿Qué será de él?
    Sus amigos lo tranquilizaron.
    Con Juanito todo estaba bien.
    Recuerdo que le dio mucha gracia el nombre, pero nunca nos dijo cual era el verdadero.
    Prefirió que para todos nosotros, fuera solo “Juanito” y así también lo recordáramos a él.
    Estas palabras nos llenó de tristeza...
    Él nunca llegó a imaginar que su ausencia nos inquietara de esa manera y mucho menos que le echáramos en falta.
    Todos, siempre tan alegres, le llevamos los periódicos de los últimos días para que el tiempo lo pasara como más le gustaba, “leyendo”.
    Los médicos, conmovidos con su historia, le dieron permiso para ir al jardín donde le esperaba su amigo.
    La alegría de los dos hizo llorar a los presentes.
    Comprobó que su perro estaba cuidado y su sonrisa sincera en unos ojos llenos de lágrimas quedó grabada en la mente de todos.
    Pero...Juan se apagaba.
    Su mal vivir y la falta de alimentos habían quebrantado definitivamente la salud de este hombre admirable.
    Juan no se recuperó, su enfermedad estaba muy avanzada y en muy pocos días murió. En su semblante solo había paz.
    No estuvo solo, en todo momento se sintió arropado por sus amigos y sobre todo por Juanito, tan cerca de él, que casi le velaba el sueño.
    Nunca se supo quien fue este hombre, solo esos tibios pasajes que alguna vez se le escapaban, siendo su vida una total incógnita para todos los que tuvimos la suerte de conocerle.
    El destino se ensañó con él, convirtiéndolo casi en un ser anónimo que se esfumó como el polvo, sin apenas dejar rastro de haber existido.
    Al despedirlo, un gran desconsuelo nos sobrecogió...
    -¿Por qué no ayudamos más a Juan?
    -¿Por qué sólo nos contentábamos con ofrecerle alguna vez un simple desayuno, para poder oír las historias que tanto nos gustaban?
    Los verdaderos mendigos éramos nosotros, extendiéndole las manos con morbo, para recibir las migajas de su pasado y disfrutar (aunque sin maldad), de sus infortunios.
    -¡Qué pena!
    pero...era tarde,
    Juan ya no estaba.
    En su entierro tampoco estuvo solo.
    No podía faltar su Juanito, que caminaba tristemente con la mirada fija todo el tiempo donde reposaba Juan.
    Y nosotros, los que nos considerábamos sus amigos, también estuvimos con él, queriéndole dar el último apoyo lleno de sinceridad y tristeza.
    Sobre su tumba, flores blancas y decenas de periódicos le dieron el último adiós.

    tomado de: https://www.poeticous.com/adita/juan?locale=es

    pista:
    Al trabajo, al saber, tus magnas puertas
    De par en par abiertas,
  11. miosotis

    miosotis

    Más de 8000 mensajes
    Ingreso:
    18/7/14
    Mensajes:
    13.543
    "Gracias":
    11.188
    Puntos trofeo:
    4.041
    Ubicación:
    COSTA DE LA CALMA-MALLORCA
    CANTO Á LA PATRIA
    EN SU PRIMER CENTENARIO
    de CALIXTO OYUELA
    Descende coelo, et dic, age, tibia,
    Regina longum Calliope melos.


    Horat).

    Sobre la Patria un siglo
    Rodó, en un fluctüar de sombra y lampos;
    En las almas y campos
    La Paz serena su fulgor derrama.
    Ya á la joven nación el mundo aclama;
    Y viendo hervir en torno
    Feliz y palpitante muchedumbre,
    La generosa mano al mundo tiende,
    Y ágil y fuerte, asciende
    De su destino á la eminente cumbre.

    La fecha redentora
    Relumbra como un sol en nuestra mente,

    Y en nuestro corazón brota sonora
    Onda de amor en férvida corriente.
    Hoy que la Patria en mi cantar se mira,
    Sólo el oro del alma hasta ella eleve:
    Cuando en lengua ideal le habla la Lira,
    No vano incienso, la Verdad le debe.

    Cien años há que á larga lid gloriosa
    Esta alma tierra se arrojó valiente,
    Y surgió de ella soberana, hermosa,
    Tremulante el laurel sobre la frente.
    Hija de la Victoria,
    Émula digna de la hispana gloria,
    Por montes y por llanos
    Lanzó sus fulminantes batallones,
    En combatir, leones,
    Y en el instante de vencer, hermanos.
    Y Dios besó su frente;
    Y un himno inmenso resonó en la esfera;
    Y el cielo hondo y sereno
    Desprendió de su seno
    Ráfaga azul, de sol resplandeciente,
    Para tejer su virginal bandera.

    Luego en internas luchas encendida,
    Enhiesta ó abatida,
    La selva atravesó, áspera y fuerte,
    Que á hombres y naciones
    Desvía en el camino de la vida.
    Con bramidos de muerte
    Cerrado por panteras y leones.
    Respirando ya ambiente más propicio,
    Abrió hondo surco á la labor fecunda,
    Y con seguro venturoso auspicio,
    Que en la verdad y en el amor se funda,
    Alzando hasta los astros su epinicio,
    Hoy á los hombres muestra,
    Más noble espada en la robusta diestra.

    Nuestros héroes así la vislumbraron
    En sus sueños de amor y de ventura,
    Rica en clara hermosura,
    Cuajado el vasto suelo en mieses de oro.
    Así Moreno, espléndido meteoro;
    Belgrano, el noble y puro,
    Á quien el alma floreció en la mente,
    Y de astros recamó su cielo obscuro;
    Rivadavia el vidente;
    Y aquel grande entre grandes.
    Que sobre su corcel saltó los Andes,
    Y en tromba al Ecuador, pueblos redime;
    Y consintiendo en que el supremo lauro
    Al glorioso rival la sien corone,

    Como en solemne ocaso el sol se pone,
    Callado se hunde en soledad sublime.

    Pero ¡cuántos dolores, Patria mía,
    Despedazaron tu materna entraña!
    ¡Cuánta pérfida saña,
    Y furia devorante,
    Nublar hicieron tu gentil semblante!
    Sobre todos Facundo se alzaría,
    Tigre de sangre sin cesar sediento,
    Si no hubiese uno solo, aun más cruento,
    Nacido en negro instante
    Para manchar el esplendor del día.

    Sobre el potro las pampas le abortaron
    Al ulular de la anarquía obscura:
    Alma tan torva y dura
    Nunca allá los abismos engendraron!
    Entre muerte y traición feroz se agita;
    La luz, lo azul le irrita,
    Cual si en espasmos de funesto olvido,
    Fundiera en él natura
    Al bufón, al demente y al bandido.

    Helado el pensamiento
    Vaga por esos tenebrosos días,

    Cual por calles desiertas y sombrías,
    Do con voces de muerte zumba el viento.
    Volcóse en ruina inmensa
    Cuanto es del mundo salvador tesoro;
    Puñal blandió el Poder en vez de espada;
    Vióse en duelo el amor, roto el decoro,
    Y la virtud proscrita ó degollada.
    En desborde feroz la humana escoria,
    Muda la escuela, profanado el templo,
    Fué aquella edad el más siniestro ejemplo
    De la orgía del crimen en la historia!

    Mas al fin huracanes vengadores
    Limpiaron nuestro cielo
    De ese asfixiante nubarrón de horrores
    Que al sol de Mayo obscureció en su velo.
    Y cuando en lid hirviente
    El bronce de Caseros tronó airado
    Y nos volvió los dioses tutelares.
    Pálido y tembloroso, el Execrado
    Huyó á esconderse tras los vastos mares.
    Roto el muro sombrío
    Que muertas estancó bravas corrientes,
    Rugiente olaje sacudió el navio;
    Pero el rosal de las excelsas mentes,
    Entre lumbres de aurora,
    Descollar vió al Patricio soberano Á quien en duelo aun la Patria llora,
    Y que, piloto en la borrasca experto,
    Supo con fuerte mano
    Llevarla en triunfo á jubiloso puerto.

    Ya en cimiento granítico asentada,
    Oh Patria! enamorada
    Te besa el aura pura
    Que con las orlas de tu manto juega,
    Y en ti volcando toda su hermosura,
    Naturaleza de esplendor te riega!
    Sombra te dan tus bosques seculares,
    Fragancia tus jardines,
    Y cantan en tu seno y tus confines
    Tus grandes ríos, los solemnes mares.
    La pampa, inmensidad que un mundo espera,
    Símbolo de infinito, en ti se tiende;
    El Andes te corona;
    Y la celeste esfera,
    Ebria de azul, para mirarte enciende
    Todo el fulgor de su radiante zona!

    En tu ascensión dichosa,
    Honda sed de progreso tu alma inflama,
    Y en tus costas, de gente varia y briosa
    Un aluvión sonoro se derrama. Ya con creciente estruendo oírse dejas
    Un rumor incesante de talleres,
    Y se mezcla á la espiga áurea de Ceres,
    Rico vellón de innúmeras ovejas.
    Tierra de redención, el inmigrante,
    Qué en su terruño escueto
    Vivía, ya olvidado de ser hombre,
    Á misérrimo afán siempre sujeto.
    De nuevo empuje armado,
    Halla en tu suelo libertad, respeto,
    Y pan, y hogar, y un porvenir y un nombre,
    En los revueltos surcos de su arado.
    Y ya dueño de sí, fuerte y tranquilo,
    En el modesto asilo
    Que levantó con manos paternales,
    ¡Cuál le enjuga el amor la húmeda frente,
    Mientras pace el rebaño en la pradera,
    Y ríe la esperanza en los trigales,
    Donde, al soplo del viento, brotar siente
    Como un fresco rumor de primavera!

    Oculto, empero, entre infinitos dones
    Cruel peligro te acecha:
    Ver tu gran tradición caer deshecha,
    Decoro señorial de tus blasones.
    La savia que da al árbol su esmeralda,
    Y su armoniosa copa al cielo eleva,
    Y entre sus ramas prende
    El sazonado fruto y la flor nueva,
    De la raíz asciende.
    Tu cuño y verbo victorioso imprime
    En el viviente enjambre que hoy te estrecha
    En abrazo fecundo,
    Y en ti afirmando tu soberbia raza,
    Que al sueño te arrancó del mar profundo,
    Tu propio íntimo sér salva y redime,
    Y tus armas embraza
    Para avanzar á recibir al mundo!
    No dañarás á tu genial riqueza,
    Á una visión más alta de la vida:
    Cinta de agua nacida
    En la montaña, se acrecienta en río;
    En dilatado curso copia ufano
    Nuevos cielos y campos, nuevo ambiente;
    Mas una misma es la veloz corriente
    Que va desde la fuente al océano.

    Ni con sórdido anhelo
    Conviertas en mercado tu palacio;
    Corone los abismos del espacio
    De lo ideal el transparente velo.
    La vulgar opulencia
    Que los trofeos de la vida ignora,
    Secos y tristes ídolos levanta,

    Y con estéril pompa los adora.
    Depura el común zumo en rica esencia,
    Guarda la sacra llama en tí encendida,
    Y despliega en los siglos tu existencia
    Fructificando en trascendente Vida!

    Y no olvides que nada hay noble y grande
    Sin la velada voz de lo Infinito,
    Y que el eterno grito
    De la angustia mortal, en Él se expande.
    Reinen en ti serenas la Fe augusta,
    Y la espada leal, la ley severa:
    Doquier su voz no impera,
    Desata el crimen su furor salvaje,
    Y vil codicia, delirante encono,
    Corrupción ó pillaje,
    Aullando suben á infamante trono.

    Al trabajo, al saber, tus magnas puertas
    De par en par abiertas
    ,
    Giren severas en su fuerte quicio,
    Cuando impudente vicio,
    Ó las violencias de la humana fiera,
    Que responde con muerte al beneficio,
    Hacia ti tiendan su ominoso vuelo,
    Negra en sierpes la hirsuta cabellera,
    Para manchar y envenenar tu suelo! ¡Salve, oh Madre, en tus sagrados días!
    De tus hijos acepta la áurea ofrenda;
    Tu magnífica senda
    Pueblen sin fin venturas y armonías!
    Reverentes postrados á tus aras,
    Nuestro inefable amor te consagramos,
    Y aclamarte anhelamos
    Templo de la Belleza y de la Idea,
    En donde el himno de su fe se eleve;
    Y que al ungirte, eterna, la Victoria,
    La Justicia, que en Dios los orbes mueve,
    Te inspire siempre, y sea
    La irradiación suprema de tu gloria!

    PISTA
    Es claro que ya no me sirve

    Es cierto que esta muy gastada.
    AJPA da las Gracias.
  12. kryztyna

    kryztyna AYELEN

    Más de 1000 mensajes
    Ingreso:
    4/1/18
    Mensajes:
    1.844
    "Gracias":
    2.305
    Puntos trofeo:
    811
    Ubicación:
    Argentina, Buenos Aires. Lanùs
    En Una Cajita De Fósforos de María Elena Walsh


    En una cajita de fósforos
    se pueden guardar muchas cosas.

    Un rayo de sol, por ejemplo
    (pero hay que encerrarlo muy rápido,
    si no, se lo come la sombra)
    Un poco de copo de nieve,
    quizá una moneda de luna,
    botones del traje del viento,
    y mucho, muchísimo más.

    Les voy a contar un secreto.
    En una cajita de fósforos
    yo tengo guardada un lagrima,
    y nadie, por suerte la ve.
    Es claro que ya no me sirve
    Es cierto que esta muy gastada.


    Lo se, pero que voy a hacer
    tirarla me da mucha lastima

    Tal vez las personas mayores
    no entiendan jamas de tesoros
    Basura, dirán, cachivaches
    no se porque juntan todo esto
    No importa, que ustedes y yo
    igual seguiremos guardando
    palitos, pelusas, botones,
    tachuelas, virutas de lápiz,
    carozos, tapitas, papeles,
    piolín, carreteles, trapitos,
    hilachas, cascotes y bichos.

    En una cajita de fósforos
    se pueden guardar muchas cosas.
    Las cosas no tienen mamá.

    Bello... muy bello solo a ella se le pudo ocurrir guardar una lágrima
    http://www.poemasde.net/en-una-cajita-de-fosforos-maria-elena-walsh/

    PISTA:
    y no comprendemos el mundo del otro.
    Propiedades y convenciones,
    AJPA da las Gracias.
  13. AJPA

    AJPA NPISA: la proxima vez espero equivocarme menos

    Más de 4000 mensajes
    Ingreso:
    8/10/15
    Mensajes:
    5.380
    "Gracias":
    5.838
    Puntos trofeo:
    2.291
    Ubicación:
    fincas a 100-300 msnm, zona calcarea, Oriente de Asturias, España, Zona climatica C1/Cfb (Köppen-Geiger). zona rusticidad: 9
    Borracho y sobrio
    Tao Yan-Ming

    Un huésped reside en mí,nuestros intereses no son completamente los mismos.
    Uno de nosotros está borracho,el otro está siempre despierto.
    Despierto y sobrio nos reímos el uno del otro,y no comprendemos el mundo del otro.
    Propiedades y convenciones
    ,qué tontería seguirlas muy seriamente.
    Sé orgulloso, no estés involucrado,entonces te acercarás a la sabiduría.
    Escucha tú, viejo borracho,cuando el día muere,
    enciende una vela.

    tomado de: http://cuartodelostiliches.blogspot.com/2014/05/poesia-china-la-magia-de-una-tradicion.html
    pista:
    y sobre un muro, al trascender, la luna
    nos denunciaba en frágil instantánea.
  14. kryztyna

    kryztyna AYELEN

    Más de 1000 mensajes
    Ingreso:
    4/1/18
    Mensajes:
    1.844
    "Gracias":
    2.305
    Puntos trofeo:
    811
    Ubicación:
    Argentina, Buenos Aires. Lanùs
    sábado, 12 de marzo de 2016
    Poemas de Julio Herrera y Reissig

    [​IMG]
    (Montevideo, 1875 - 1909)

    Bromuro

    Burlando con frecuencia el vasallaje
    de la tutela familiar en juego,
    nos dimos citas, a favor del ciego
    azar, en el jardín, tras el follaje...

    Frufrutó de aventura tu aéreo traje,
    sugestivo de aromas y de espliego...
    y evaporada entre mis brazos, luego,
    soñaste mundos de arrebol y encaje...

    Libres de la zozobra momentánea
    -sin recelarnos de emergencia alguna-
    en los breves silencios, oportuna

    te abandonabas a mi fe espontánea;
    y sobre un muro, al trascender, la luna
    nos denunciaba en frágil instantánea.


    http://faustomarcelo.blogspot.com/2016/03/poemas-de-julio-herrera-y-reissig.html

    PISTA:
    hacerse un bastón en el camino,
    contar las estrellas,
    AJPA da las Gracias.
  15. AJPA

    AJPA NPISA: la proxima vez espero equivocarme menos

    Más de 4000 mensajes
    Ingreso:
    8/10/15
    Mensajes:
    5.380
    "Gracias":
    5.838
    Puntos trofeo:
    2.291
    Ubicación:
    fincas a 100-300 msnm, zona calcarea, Oriente de Asturias, España, Zona climatica C1/Cfb (Köppen-Geiger). zona rusticidad: 9
    La más larga de las noches
    Jan Skácel
    `El camino a casa´


    Es tan fácil encontrar el camino a casa…

    Cerca del arroyo,
    donde una pluma flota,
    pasar sobre la cerca,
    tomar el atajo de la era,
    detenerse en el puente,
    sobre la rugiente presa
    buscar para la espuma la palabra adecuada
    arrojarla de nuevo
    y andar,
    andar,
    hacerse un bastón en el camino,
    contar las estrellas,

    perderse en el bosque,
    empujar la oscuridad
    como un carro de heno
    y oír como el eje que guía
    el lamento en sueños de los pájaros.

    Es tan fácil encontrar el camino a casa…

    tomado de:http://revistamuu.com/jan-skácel.html

    pista:
    Más allá un potro bayo de musculosos pechos
    baja a brincos los quiebros de los bruscos repechos,

Archivo de temas del foro
Cualquier duda que tengas ya ha sido tratada en el Archivo. Están todos los temas del foro clasificados por materias.